Cuencas Oceánicas
Las cuencas oceánicas son depresiones muy extensas, relativamente uniformes, de contornos redondeados, que constituyen el fondo de los océanos. Hidrológicamente, las cuencas oceánicas pueden ser cualquier lugar del planeta que está cubierta por el agua del mar, sin embargo, geológicamente hablando, las cuencas oceánicas son amplias depresiones geológicas que quedan por debajo del nivel del mar.

La corteza oceánica difiere profundamente de la corteza continental tanto por su espesor medio, mucho más débil (7 km aproximadamente, a los que hay que añadir los 5 km del agua de los océanos) como por su naturaleza. La corteza continental contiene alrededor del 60% de SiO2, y la corteza oceánica menos del 50%. De ello resulta una mayor densidad para la corteza oceánica y, finalmente, una composición petrográfica netamente más “básica”.

 

Generalidades

El planeta Tierra está compuesto por un núcleo central magnético, un manto mayormente líquido y una capa exterior dura y rígida (o litosfera), que está compuesta por la corteza rocosa de la Tierra y la capa exterior más profunda del manto, mayormente sólida. 

En tierra, la corteza se conoce como corteza continental, mientras que debajo del mar se conoce como corteza oceánica. Este último está compuesto de basalto relativamente denso y tiene un espesor de cinco a diez kilómetros (tres a seis millas). 

La litosfera relativamente delgada flota sobre el manto más débil y caliente que se encuentra debajo y se fractura en varias placas tectónicas

En medio del océano, el magma es empujado constantemente a través del lecho marino entre placas adyacentes para formar dorsales oceánicas y aquí las corrientes de convección dentro del manto tienden a separar las dos placas. 

Paralelamente a estas dorsales y más cerca de las costas, una placa oceánica puede deslizarse debajo de otra placa oceánica en un proceso conocido como subducción.

Aquí se forman zanjas profundas y el proceso va acompañado de fricción a medida que las placas se rozan entre sí.

[ads id="ads1"] 

A partir de allí, se producen sacudidas que provocan terremotos, se produce calor y el magma es empujado hacia arriba creando montañas submarinas, algunas de las cuales pueden formar cadenas de islas volcánicas cerca de fosas profundas. 

Cerca de algunos de los límites entre la tierra y el mar, las placas oceánicas ligeramente más densas se deslizan por debajo de las placas continentales y se forman más fosas de subducción

A medida que se juntan, las placas continentales se deforman y se doblan, lo que provoca la formación de montañas y actividad sísmica.

 

Características de las Cuencas Oceánicas

Fosas Submarinas

Las fosas submarinas son franjas largas y relativamente estrechas, que constituyen las partes más profundas de las cuencas oceánicas. Muchas de las fosas están localizadas a lo largo de los bordes del océano Pacífico, donde muchas superan los 10.000 metros de profundidad.

En la Challenger Deep, una parte de la fosa de las Marianas, se han medido 11.022 metros por debajo del nivel del mar, lo cual la convierte en la parte conocida del océano más profunda. 

Sólo hay dos fosas en el océano Atlántico: la fosa de Puerto Rico, adyacente al arco de las Antillas Menores, y la fosa de las Sandwich del Sur.

Aunque las fosas submarinas representan sólo una porción pequeña del área del fondo oceánico, son estructuras geológicas muy significativas. 

Las fosas son puntos de convergencia de placas donde las placas litosféricas subducen y se hunden de vuelta hacia el manto. Además de los terremotos, creados cuando una placa roza otra, también la actividad volcánica está asociada a esas regiones.

Recordemos que la liberación de volátiles, en especial agua, desde una placa descendente desencadena la fusión en la cuña de la astenosfera situada por encima de ella.

Este material migra lentamente hacia arriba y produce actividad volcánica en la superficie. Por tanto, suele haber una hilera de volcanes activos en forma de arco, denominada arco de islas volcánicas, paralela a las fosas. 

Además, los arcos volcánicos continentales, como los que constituyen parte de los Andes y la cordillera Cascade, son paralelos a las fosas que se encuentran adyacentes a los márgenes continentales.

La gran cantidad de fosas y la actividad volcánica asociada a lo largo de los bordes del océano Pacífico explica por qué la región se conoce como el Cinturón de Fuego del Pacífico.

 

Llanuras Abisales

La llanura abisal es una extensión de terreno llano en la zona más profunda de las cuencas oceánicas. Se localiza entre los 3.000 y 7.000 metros de profundidad.

Las llanuras abisales suponen aproximadamente el 50% del fondo del océano y su profundidad oscila entre los 3.000 y los 6.000 m. Suelen quedar entre el pie del talud continental y una dorsal oceánica o una fosa submarina.

Son las principales zonas de sedimentación del planeta; bajo la capa de sedimentos, se encuentra la corteza oceánica, formada por silicatos magnésicos que componen rocas de tipo basáltico. 

Estas rocas tienen su origen en las dorsales oceánicas, por la solidificación del magma que por ellas aflora a la superficie, y se destruyen en las zonas de subducción, junto a los continentes, donde se introducen de nuevo en el magma.

 [ads id="ads2"]

Montes Submarinos

Las cuencas oceánicas están salpicadas de volcanes en escudo denominados montes submarinos, que pueden elevarse centenares de metros por encima de la topografía circundante. 

Se ha calculado que hay entre 22.000 y 55.000 montes submarinos en la superficie del fondo oceánico, de los cuales menos de 2.000 son activos. 

Aunque estos picos cónicos se han encontrado en todos los océanos, el mayor número se ha identificado en el océano Pacífico. 

Además, los montes submarinos suelen formar cadenas lineales o, en algunos casos, una dorsal volcánica más continua, que no debe confundirse con las dorsales centro oceánicas.

Por otra parte, algunas dorsales como la cadena de montes submarinos de Hawái-Emperador en el océano Pacífico, que se extiende desde las islas Hawái hasta la fosa de las Aleutianas, se forman encima de un punto caliente volcánico asociado con una pluma del manto.

Otras nacen cerca de las dorsales oceánicas, bordes divergentes en los que las placas se separan. Si el volcán crece lo suficiente antes de que el movimiento de las placas lo aleje de la fuente magmática, la estructura emerge en forma de isla. Ejemplos de islas volcánicas en el Atlántico son las Azores, Ascensión, Tristán da Cunha y Santa Elena.


Guyots

Durante la época en la que existen como islas, algunos volcanes son erosionados hasta alcanzar un relieve plano próximo al del nivel del mar por la acción de la meteorización, los procesos gravitacionales, las olas y el agua superficial. 

A lo largo de un período de millones de años, las islas se van hundiendo y desaparecen bajo la superficie del agua de una manera gradual a medida que el movimiento de las placas las va separando lentamente de la dorsal oceánica o el punto caliente donde se originaron. Esos montes submarinos sumergidos de cúspide plana, se denominan guyots.


Llanuras Oceánicas

Las plumas del manto también generan grandes llanuras oceánicas, que se parecen a las provincias basálticas de inundación que se hallan en los continentes. 

Ejemplos de estas extensas estructuras volcánicas son las llanuras de Ontong Java y del Caribe, que se formaron a partir de grandes emisiones de lavas basálticas fluidas sobre el fondo oceánico. 

Por consiguiente, las llanuras oceánicas están compuestas, principalmente, de basalto almohadillados y otras rocas máficas que en algunos casos superan los 30 kilómetros de grosor.

Fuente:

  • Tarbuck, E. y Lutgens, F. Ciencias de la Tierra 8va. Edición. Pearson Education. Madrid, España (2005).
  • Colaboradores de Wikipedia. Oceanic Basin. Wikipedia, la enciclopedia libre (2021). https://en.wikipedia.org/wiki/Oceanic_basin
  • Colaboradores de EcuRed. Cuenca Oceánica. EcuRed. https://www.ecured.cu/Cuenca_oce%C3%A1nica
  • Rojas, A. Cuencas Oceánicas. Presentación Prezi (2013). https://prezi.com/wkgzbpe_fahd/cuencas-oceanicas

Si te ha gustado este artículo y sientes que aporta valor, te invitamos a compartirlo en tus redes sociales preferidas, así nos ayudas a difundir información a todo a quien pueda interesar. Si tienes alguna duda, comentario o sugerencia, puedes dejarlo abajo en la sección de comentarios. ¡Nos interesa tu opinión!

Comentarios

Artículo Anterior Artículo Siguiente