El Tiempo Geológico es la forma en que está dividido el tiempo de nuestro planeta, haciendo énfasis a los acontecimientos históricos importantes y de la vida.
El Tiempo Geológico es la forma en que está dividido el tiempo de nuestro planeta, haciendo énfasis a los acontecimientos históricos importantes y de la vida. De acuerdo a la información recabada hasta la fecha, el planeta Tierra tiene aproximadamente 4.600 millones de años.

La interpretación de la historia de la Tierra es un objetivo fundamental de la Geología y otras Ciencias de la Tierra. El geólogo debe interpretar las pistas que se encuentran conservadas en las rocas. Estudiando estas rocas, en especial las rocas sedimentarias y sus características, se pueden desvelar las complejidades del pasado.


¿Cómo se estableció el Tiempo Geológico?

A finales del siglo XVIII, James Hutton reconoció la inmensidad de la historia de la Tierra y la importancia del tiempo como componente de todos los procesos geológicos. En el siglo XIX, Sir Charles Lyell y otros científicos demostraron efectivamente que la Tierra había experimentado muchos episodios deformación de la corteza terrestre (formación y erosión de montañas), que desde ese enfoque, debieron haber precisado una gran cantidad de tiempo para poder alcanzar esos cambios. 

Sin embargo no tenían las herramientas ni métodos para estimar sus edades, hasta el descubrimiento de la radiactividad y de las técnicas de datación radiométrica. A partir de ahí, los geólogos pudieron asignar con bastante precisión fechas a muchos acontecimientos de la historia de la Tierra.

Los acontecimientos geológicos por sí mismos tienen poco significado sino son colocados dentro de una perspectiva temporal. Entre las principales contribuciones de la Geología al conocimiento humano es la creación de la escala del tiempo geológico y el descubrimiento de que la historia de la Tierra es extraordinariamente larga.


Reseña histórica de los Métodos de Datación del Tiempo Geológico

A finales del siglo XIX y principios del siglo XX se realizaron los primeros esfuerzos para determinar la edad de la Tierra, sin embargo no se pudo lograr el objetivo. Estos primeros científicos intentaron establecer una fecha numérica, la cual buscaba especificar el número real de años de un acontecimiento ocurrido en el pasado.

Los geólogos no contaban con un método fiable de datación numérica y tenían que depender de una datación relativa

La datación relativa hace referencia a que las rocas se ordenan en secuencia de formación adecuada: las rocas que se formaron en primer lugar, en segundo, en tercer lugar y así en lo sucesivo. Por tanto la datación relativa no pudo cuantificar en tiempo cuando ocurrió un evento, y cuando ocurrió otro.

A pesar de la desventaja de la datación relativa, hoy día se sigue utilizando en conjunto con la datación numérica, que gracias al avance de los métodos basados en la radioactividad, nos permite establecer la escala del tiempo geológico.

En la actualidad, el conocimiento que se tiene de la radioactividad permite determinar con exactitud las fechas numéricas para la datación de rocas, las cuales ayudan a representar acontecimientos importantes de la historia de la Tierra.

La escala del tiempo geológico subdivide los 4.600 millones de años que tiene de historia el planeta Tierra, la cual proporciona una estructura temporal significativa donde se describen los acontecimientos del pasado geológico.


Unidades del Tiempo Geológico

Existen dos formas de dividir el tiempo geológico las cuales están referidas al tiempo relativo (unidades geocronológicas), que ordenan los acontecimientos geológicos, y las referidas a tiempo absoluto (unidades geocronométricas), expresada en valores absolutos, en millones de años.


Unidades Geocronológicas

Las unidades geocronológicas son divisiones del tiempo que se utilizan en la geología histórica, cuyos límites se establecen a partir de dataciones absolutas. 

Son unidades abstractas que se corresponden una a una con las distintas unidades cronoestratigráficas existentes, y se ordenan en forma descendente de jerarquía, las cuales representan los principales eventos geológicos, biológicos y climáticos que han sucedido durante la historia del planeta. 

El establecimiento de las unidades geocronológicas pudo hacerse gracias al desarrollo de técnicas de datación. Las unidades geocronológicas se van subdividiendo en el siguiente orden jerárquico: eón, era, período, época, edad y cron.


Unidades Geocronométricas

Las unidades geocronométricas son aquellas que son datadas en valores absolutos (la cual se expresan en millones de años), las cuales se han ido ajustando conforme han evolucionado los métodos de datación

Las unidades geocronométricas han permitido establecer las divisiones del Fanerozoico (excepto el Ediacárico, que se encuentra en revisión), y se han definido por límites más o menos arbitrarios de tiempos acordados internacionalmente.


¿Cómo se divide la Escala del Tiempo Geológico?

Los geólogos han dividido el total de la historia geológica de la Tierra en unidades de magnitud variable. Las unidades principales de la escala temporal se delinearon durante el siglo XIX, por distintos investigadores europeos. 

Dado que desde entonces no se disponía de la datación absoluta, la escala temporal completa se creó utilizando los métodos de datación relativa. Recién en el siglo XX, con el descubrimiento de los métodos radiométricos, se pudieron añadir fechas a la escala del tiempo geológico.

La escala del tiempo geológico subdivide los 4.600 millones de años que tiene de historia el planeta Tierra, la cual proporciona una estructura temporal significativa donde se describen los acontecimientos del pasado geológico. Como se muestra en la Figura 1, los eones representan las mayores extensiones de tiempo.

El eón Fanerozoico empezó hace unos 540 millones de años, la cual es un término derivado de las palabras griegas que significan vida visible. Es una descripción apropiada porque las rocas y depósitos del eón Fanerozoico contienen abundantes fósiles que documentan importantes cambios evolutivos.

Si se observa en detalle, el eón Fanerozoico se divide en tres eras, éstas son: Paleozoica (paleo = antiguo; zoe = vida), donde aparecieron las primeras formas de vida (células primitivas), la Mesozoica (meso = medio; zoe = vida), donde aparecieron los dinosaurios y la Cenozoica (ceno = reciente; zoe = vida), donde igualmente aparecieron y evolucionaron las distintas formas de vida hasta la actualidad. 

Como se ha mencionado, los cambios temporales han repercutido en profundas evoluciones en las formas de vida en el ámbito global.

Cada era se encuentra subdividida en unidades temporales conocidas como períodos. El Paleozoico tiene seis, el Mesozoico tres y el Cenozoico dos. Los periodos también implican cambios en las formas de vida, sin embargo a menor escala a las presentadas en las eras.

Finalmente cada uno de los once períodos se dividen en unidades aún más pequeñas denominadas épocas. En la Figura 1, se puede observar que la era Cenozoica se subdivide en dos períodos que son el Terciario y el Cuaternario

Estos últimos a su vez se subdividen en Paleoceno, Eoceno, Oligoceno, Mioceno, Plioceno (para el período Terciario) y Pleistoceno y Holoceno (para el período Cuaternario). El holoceno es la época geológica que estamos actualmente y ocurrió la evolución del hombre.

Las épocas de otros períodos suelen denominarse simplemente como temprana, media y tardía.


La escala del tiempo geológico subdivide los 4.600 millones de años que tiene de historia el planeta Tierra, la cual proporciona una estructura temporal significativa donde se describen los acontecimientos del pasado geológico.
Fig. 1. Escala del Tiempo Geológico.


Si te ha gustado este artículo y sientes que aporta valor, te invitamos a compartirlo en tus redes sociales preferidas, así nos ayudas a difundir información a todo a quien pueda interesar. Si tienes alguna duda, comentario o sugerencia, puedes dejarlo abajo en la sección de comentarios. ¡Nos interesa tu opinión!

Comentarios

Artículo Anterior Artículo Siguiente